4/27/2016

¡Nuevas publicaciones para este Montevideo Cómics!

Es bien sabido que el año comiquero en Uruguay pega su disparo de largada al mismo momento que Montevideo Cómics abre sus puertas. Y este año presentamos en el evento:

Helltrekkers de John Wagner, Alan Grant y Horacio Lalia

 
Cansados de vivir en el infierno de Mega-City Uno, 111 desesperados ciudadanos afrontan el desafío de cruzar la Tierra Maldita en un viaje imposible. De la mano del creador de Juez Dredd John Wagner y Alan Grant (unidos bajo el seudónimo F. Martin Candor) y el arte de Horacio Lalia (con la colaboración de José Ortiz en el primer episodio) Helltrekkers se publicó en 1984 como complemento serializado en la revista 2000 AD entre sus números 387 y 415.

Esta edición reúne por primera vez en español la obra completa. Coedición con Loco Rabia Editora.

Infestado de Cristian Blasco y Pablo Burman


Muchos autores tardan una vida entera en encontrar un estilo propio. En cambio, en su primer libro, Pablo Burman demuestra ya haberlo encontrado. Junto a Cristian Blasco -quien a su vez se mueve cómodamente por un variado espectro de géneros y motivaciones- nos presentan 5 relatos autoconclusivos que dan cabida al sufrimiento, a la desesperación, a la condena de personajes alienados que enfrentan como mejor pueden los últimos instantes en sus mundos. Mundos terribles, mundos lejanos, mundos propios. Mundos nacidos de la imaginación de Blasco y Burman.

Este libro es el ganador del 2º Concurso "Nuevos Autores" organizado entre Nueve Grullas y Grupo Belerofonte.

Prócer Zombie de Silva Bros

Luego de 165 años, mediante una fuerza del universo desconocida, un antiguo prócer de América vuelve a la vida para establecer orden y equilibrio en la ciudad de Montevideo. Si bien su estado inicial es un tanto amnésico, lentamente irá recobrando su memoria.
Por otro lado, no se reconoce en las tantas representaciones de su figura en la ciudad ni logra comprender porqué la sociedad tiene esa imagén inmaculada de su persona. Siendo consciente de esa situación y todo lo que eso conlleva, toma como premisa convertirse en ese libertador que la sociedad cree que fue. 
Ahora, el propósito de su regreso cobra sentido pero no le resultará nada fácil, pues deberá volver a su antigua lucha enfrentándose a viejos rivales.

Esta obra fue ganadora del Fondo Concursable para la Cultura en su edición 2015. Coedición con Estuario Editora.

Rincón de la Bolsa de Nicolás Peruzzo y Gabriel Serra

Por décadas, la textil LARSEN SA fue el motor económico y social del pequeño pueblo Rincón de la Bolsa. Su cierre, cinco años atrás, fue una catástrofe casi terminal para el pueblo. Pero la llegada de Jaime Moleda para auditar los bienes de LARSEN ha abierto toda clase de especulaciones y esperanzas en los pobladores.

Este libro compila la edición completa y ampliada de la obra publicada originalmente en la revista Lento.
  

4/22/2016

"El Oro del Zar" en Página 12

EL ORO DEL ZAR
Rodolfo Santullo / Marcos Vergara / LocoRabia
Grupo Belerofonte/Estuario Editora

La dupla de Cena con amigos y Valizas regresa con una aventura folletinesca de curiosa factura, esta también serializada originalmente en el portal Historietas Reales. El oro del Zar cumple perfectamente todo lo que se plantea: una aventura de época, con cierto espíritu cortomaltesiano, con una estética y paleta de colores que emula cierta tecnología de impresión. La cosa, pues, irá en gustos: sí solamente se espera una aventura, con ritmo y personajes suficientemente trabajados, con las vueltas de tuerca de rigor, la obra cumple. Y otro tanto sucede con el dibujo, que sin embargo probablemente también funcionaría (y quizás mejor) si Vergara se hubiera decidido por otro enfoque estético.

4/15/2016

"Misterios de Cuarto Cerrado", "El Oro del Zar" y "Merlín, el druida" en la diaria

Foto principal del artículo 'Literatura y viñetas'
Literatura y viñetas 

Va quedando claro que a la hora de pensar la producción de Rodolfo Santullo (1979) es imposible separar su trabajo literario del historietístico. Es decir: si bien parecería cómodo hendir su obra en dos mitades y aplicar a cada una de ellas -a la que incluye las novelas Las otras caras del verano, Cementerio norte, Sobres papel manila, Aquel viejo tango, El último adiós y Matufia; y a la que cuenta con Los últimos días del Graf Spee, Acto de guerra, Valizas, Cena con amigos, Zitarrosa, Cuarenta cajones y La comunidad (entre otras novelas gráficas)- procedimientos de lectura más o menos diferenciados, atentos a las particularidades de los lenguajes literario e historietístico, es sin duda más interesante ensayar una mirada más abarcadora, en busca de elementos en común y patrones reiterados.
De hecho, uno de los puntos más notorios de interés en cuanto al proyecto creativo del autor de Matufia tiene que ver con la manera en que ciertos códigos aparecen como intercambiables en una lectura atenta de sus novelas, cuentos e historietas. Esos códigos están claros: el uso marcado de los lugares comunes de ciertos géneros como elementos fundamentales de la estructura narrativa, el conocimiento extensivo de tales géneros en tanto corpus de obras y de procedimientos, el relato (la “historia bien contada”) como valor fundamental y la apuesta por el artesanado y la profesionalidad (lo confiable, lo versátil, lo consistente, digamos).
Vamos a tomar como punto de partida o pretexto para ilustrar esto tres de las últimas publicaciones de Santullo: Misterios de cuarto cerrado, El oro del zar y El druida Merlín: el porquerizo y el ladrón, aparecidas en distintos momentos de la segunda mitad de 2015, y este año efectivamente distribuidas en Montevideo.
La primera cuenta con el arte de ocho dibujantes: Leandro Fernández, Juan Ferreyra, Kwaichang Kráneo, Lisandro Estherren, Juan Manuel Tumburús, Roberto Viacava, Matías Bergara y Oscar Capristo, y se propone adaptar otros tantos cuentos clásicos incorporables al subgénero de la ficción policíaca señalado por el título. Hay, entonces, una doble operación de intervención literaria: Santullo parte de entender los misterios de cuarto cerrado como un subgénero por derecho propio dentro del policial y de asignarle a ese subgénero un lugar privilegiado dentro de la o de las tradiciones que lo incorporan; esto, por más obvio o banal que le pueda parecer a un lector experto en la narrativa policial, es sin lugar a dudas una operación de lectura, y, por tanto, una manera de, como ya he dicho, intervenir en un género literario desde un lugar que en principio le es más o menos ajeno, como el de la historieta. Es decir que esta intervención consiste en trazar un puente, un espacio en común desde el cual circular e influir en ambos campos.
La otra mitad de la operación señalada es la selección, porque Santullo confecciona algo parecido a un canon. Y en ese canon aparecen Edgar Allan Poe (con “La carta robada” y “Los crímenes de la Rue Morgue”), GK Chesterton (con “La forma equívoca” y “El hombre invisible”, ambos parte del ciclo del Padre Brown), Arthur Conan Doyle (con “El jorobado” y “La banda de lunares”), Wilkie Collins (con “Una cama terriblemente extraña”) y Jacques Futrelle (con “El problema de la celda 13”). Los cuatro primeros nombres convocados son sin duda ineludibles en la ficción policíaca, y por eso llama la atención la incorporación de Futrelle, que podría parecer, en comparación con los otros, una figura de segunda fila. De hecho, Santullo, desde su prólogo, reclama una revaloración de la obra de ese escritor y periodista estadounidense, nacido en 1875 y muerto en 1912, debido al naufragio del Titanic.
La adaptación opera reduciendo los relatos al esquema más puramente narrativo -prescindiendo de otros valores posibles- y, en general, funciona muy bien. Hay, por supuesto, algunos momentos más logrados que otros (la excelente adaptación del cuento de Futrelle vale como ejemplo de lo mejor del libro), pero también interviene en este caso la calidad del arte gráfico incorporado, que tiene puntos altos dignos de destaque en los aportes de Matías Bergara, Leandro Fernández y Roberto Viacava.

El corazón de la aventura

Habíamos señalado que Misterios de cuarto cerrado elabora algo así como un minicanon de la narrativa policial. Ese género, por cierto, termina por convertirse en una marca personal del autor, sin duda alguna su exponente más destacado en la nueva narrativa uruguaya. Pero cabría además pensar que hay, en las lecturas implícitas realizadas por Santullo desde su obra, una atención especial dedicada a la obra de ciertos narradores decimonónicos y de la primera mitad del siglo XX, aquellos que también -a diferencia de los inscritos en una tradición más modernista o flaubertiana o del nonsense- partieron de la anécdota y “la historia bien contada” como valor fundamental. En esa lista cabe encontrar, por supuesto, a los escritores que aportaron al género de “aventuras”: Jules Verne, Emilio Salgari, cierto HG Wells, Arthur Conan Doyle y H Ridder Haggard, entre otros.
El diálogo con ese conjunto de escritores es especialmente notorio en el segundo de los libros comentados en esta oportunidad, El oro del zar, una historia de aventuras (en formato, además, de novela histórica, ambientada durante la guerra ruso-japonesa) que nos permite vislumbrar lo que puede considerarse otro de los mecanismos fundamentales en la obra de Santullo.
Se trata, como ya fue adelantado, de un uso particular del lugar común, o del cliché, reintegrado a su función estrictamente narrativa. Esto ya había sido notorio en obras tempranas del autor, por ejemplo en Los últimos días del Graf Spee, con su femme-fatale y su protagonista despistado. En El oro del zar, de hecho, el conjunto con el que vamos a encontrarnos está anunciado incluso desde el prólogo: tenemos otra femme-fatale, rubia y alemana, un durísimo coronel ruso, un científico bonachón, un irlandés simpático y pleno de recursos, y un grupo de mongoles misteriosos y llenos de honor. Así expuesto, tal reparto parece aportar a una crítica posible; sin embargo, en las páginas del libro estos clichés funcionan. Y, por cierto, entretienen. Se los percibe, en última instancia, como personajes de una suerte de comedia del arte de la narrativa de aventuras, una versión estilizada (y por tanto, cargada de lecturas, intertextual y metanarrativa) de los clásicos (y los géneros) que están en la base de la formación de Santullo como escritor o en los antecedentes de su experiencia como lector.
Dicho de otro modo, Santullo cumple. Si algo se puede decir del guion de El oro del zar es que en líneas generales es correcto, satisfactorio; a todas luces bien logrado. Quizá no abundan los momentos brillantes -en el sentido de descollantes o de “geniales”-, pero la clave aquí es que en principio no tiene por qué haberlos, en tanto lo que se busca es otra cosa. Además de entretener al lector, hay una evidente construcción del autor como un profesional, un creador versátil, un artesano (como opuesto al “artista” en este contexto particular), valores que aparecen notoriamente en otros guionistas de historietas contemporáneos de Santullo, entre ellos, en Nicolás Peruzzo y Pablo “Roy” Leguisamo, también preocupados ante todo por esa buena factura de sus historias. Valores, en última instancia, que Santullo maneja con soltura y aplomo.
Por supuesto que es ineludible el arte de Marcos Vergara, que encuentra en El oro del zar uno de sus mejores momentos. Más allá de la expresividad del dibujo y la hábil narrativa visual (ver la página 93 como un gran ejemplo del diálogo cine-historieta, por cierto), Vergara dispuso en las páginas de esta novela gráfica un más que interesante juego de registros: por un lado, la “suciedad” gráfica de las historietas de aventuras más clásicas (Dante Ginevra, en el prólogo, invoca a los italianos Dino Battaglia y Sergio Toppi), con sus colores planos y sus errores de registro, y, por otro, el subtitulado amarillo de los VHS, que en El oro del zar es usado para traducir diálogos en japonés.

Leyenda en entregas

Queda para el final El druida Merlín: el porquerizo y el ladrón. En este libro opera también una adaptación, por lo menos en cierto grado de relación con una fuente literaria, intermedio entre la traducción a la historieta de relatos clásicos de Misterios de cuarto cerrado y la inspiración en un género o subgénero (las aventuras) considerado como un campo de recursos narrativos y tipos de personaje en El oro del zar. En ese sentido, hay una referencia literaria y/o cinematográfica -podría ser La muerte de Arturo, de Thomas Mallory; o Los hechos del rey Arturo y sus nobles caballeros, de John Steinbeck; o La espada y la piedra, el clásico de los estudios Disney; o la insuperable Excalibur, de John Boorman- y un juego de variaciones trazado sobre ella: acá se trata de la infancia de un posible Merlín, con su iniciación a la magia en un formato que remite a las historias de “origen” del cómic de superhéroes.
Aparecen también, justamente, los lugares comunes del género de iniciación y del de “orígenes”, junto al vasto repertorio de la alta fantasía o la fantasía épica: por ejemplo, “cambiapieles” (seres que pueden mudar de la apariencia humana a la de un animal) y la más o menos marcada sensación de un destino que aguarda al protagonista. Como en las otras historietas que se comentaron y en el conjunto de la obra narrativa de Santullo, esos lugares comunes son insertados hábilmente en la peripecia del protagonista, de manera que, si bien se los asimila fácilmente como clichés, no llegan a operar en detrimento del goce del lector.
Es cierto, no obstante, que el caso particular de El druida Merlín... puede llegar a parecer un poco insuficiente en términos de elaboración, como si valiera la pena pedirle más al guionista; se trata, por supuesto, de la primera entrega de una serie, así que espacio para desarrollo hay. Santullo quizá no se plantea revolucionar o llevar al límite o “trascender” los géneros que practica, ni presentarnos “la gran novela” uruguaya, rioplatense o latinoamericana, sino más bien trabajar de manera competente, sólida y consistente, pero por su ya probado talento es que vale la pena esperar de él un poco más que lo que ofrece en este trabajo. En cualquier caso, la belleza de las imágenes aportadas por Jok (que acá prescinde de su fuerte, las delicadas coloraciones, y nos ofrece, en cambio, un soberbio blanco y negro de alto contraste) hace que este libro valga la pena y que tengamos más motivos para esperar los volúmenes que le seguirán en la saga propuesta. ¿Ejemplos de su buen hacer? Por supuesto: la página 13, la página 61 y las páginas 34-35, todas ellas magistrales.


4/11/2016

"Zitarrosa" en El País


Alfredo Zitarrosa, un hombre inabarcable

Libros que hablan de Zitarrosa desde sitios poco transitados

A 80 años de su nacimiento, el cantautor es objeto de múltiples enfoques.

Precisión: Pellegrino y un libro que sigue los pasos de Zitarrosa. Foto: Francisco Flores.
CARLOS REYES07 mar 2016
Alfredo Zitarrosa siempre es motivo de interés, y por estos días, al filo de su aniversario, y con la fiesta que va a haber en su homenaje en el Estadio Centenario, su figura vuelve a ser objeto de múltiples enfoques. Uno de ellos puede ser la cantidad de libros sobre él, en los que se abordan los muchos planos de su trayectoria y su anecdotario.
Uno de los más originales se llama simplemente Zitarrosa, fue publicado por Estuario Editora meses atrás, y tiene texto de Rodolfo Santullo e ilustraciones de Max Aguirre. Su particularidad arranca en que es un cómic, y uno puede pensar que la biografía del recio cantautor podría no adaptarse al formato de Tarzán o Superman.
El hermoso y emotivo libro ostenta más particularidades: es un cómic hecho en base a entrevistas, y las fuentes aportaron jugosas anécdotas, que el hábil lápiz de Max Aguirre plasma con maestría. Hay un primer mérito en la elección de los temas de cada uno de los ocho capítulos, que por medio de historias a veces mínimas, captan la hondura del personaje. El retrato que se logra de Zitarrosa es genial, a través de dibujos y pequeños textos que mezclan frases de los entrevistados y letras de las canciones del cantautor.
La estética del libro merece especial atención, por el modo en que fueron pintadas las imágenes y los personajes de una época ni cercana ni lejana. También la composición de las páginas, otra de las habilidades que tiene que tener un creador de cómic.
En las librerías, junto a ese libro, se suele encontrar otro que complementa muy bien el acceso a la biografía del músico. Se trata de Alfredo Zitarrosa. La biografía, que el investigador Guillermo Pellegrino publicó también en Estuario. En unas 180 páginas, el autor sintetiza con rigor aspectos de la vida y obra del cantante de la voz grave e inconfundible, en un trabajo que es tan fundamentado como ameno.
Pellegrino tiene una larga trayectoria dedicada a la música popular uruguaya y al género biográfico, y en este volumen arma cronológicamente una biografía interesante, en la que con santa paciencia va conjugando las más diversas fuentes para armar el rompecabezas que es siempre contar la vida de alguien. Pellegrino sabe cuándo afirmar, cuándo plantear una duda, o cuándo detenerse ante la ausencia de más información, asunto que hace que su trabajo sea particularmente valioso.
Un tercer libro, editado por Planeta, complementa esta invitación a aproximarse a Zitarrosa desde otro lugar. Se trata de Sonríe muerte, poemario con textos poco conocidos del egregio juglar. Así, a través de la poesía, el cómic y la biografía, el poeta, músico, cantor, y hasta actor, se irá armando mejor en la mente de cada uno.

3/16/2016

"Los Pasajeros Perdidos" en 180.com.uy

"Pasajeros perdidos" en busca de fanáticos (y no tanto) de la historieta

La obra ganadora del primer Premio Nacional de la Historieta en 2013, “Los pasajeros perdidos”, fue publicada y ya está a la venta. Su autor, Gabriel Ciccariello, conocido por su seudónimo Zgabros, dijo a 180 que el libro es una historia de aventura con un toque de humor.

Actualizado: 02 de Agosto de 2014 | Por: Felipe Miguel
"Pasajeros perdidos" en busca de fanáticos (y no tanto) de la historieta Sin datos (Todos los derechos reservados)
Uno de los premios por ser el ganador del concurso -distinción que obtuvo en enero- era, justamente, la publicación de su novela gráfica. Esta tarea la lleva a cabo el colectivo editorial Mojito, que organiza el concurso junto a la Fundación Lolita Rubial.
En palabras de su autor, “Los pasajeros perdidos” es “una aventura con humor que apuesta a dejarte con una sonrisa cuando se termina de leer”. Añadió que tiene una dimensión de historia que nunca había abordado. “Siempre había trabajado cosas interiores y esta es más expansiva, más hacia afuera”, contó.
En el resumen de la obra, se la resume así: "Gaspar, un joven arquero, Margarita, una bruja sin magia y Champiñón, un perro que habla, son los responsables de GMC S.A., una empresa que se encarga de resolver misterios en el sector inmobiliario. Juntos intentarán descubrir qué se esconde detrás de los extraños ruidos de la mansión Laremani".
Cicccariello tiene una reconocida trayectoria en el mundo de la historieta. Formó parte de la revista Quimera -suplemento de historietas de La República-, participó de la separata "Freedonia" de la Revista Freeway y en las antologías “Verano” y “Otoño”. Hoy en día es infografista en El Observador.
El seudónimo de Zgabros lo obtuvo de casualidad. “Gabriel viene de gabros. Yo firmaba así pero en un trabajo que tenía alguien ya lo había tomado, entonces le puse la z adelante para diferenciar. Sin querer se ha vuelto mi apodo”, expresó.
Para escribir esta historia, Zgabros contó que su idea era “cubrir un público que entendía que no estaba siendo atendido: el juvenil e infantil”. El autor creía que en Uruguay los cómic estaban apuntando más a un público adulto y con contenidos más dramáticos. “No creo que la historieta sea infantil pero puede llegar a tener un feeling especial con los niños y jóvenes”, comentó.
Entre sus historietas favoritas se encuentran “Tintín”, “Calvin & Hobbes” y el cómic francés. De ellos toma algunos elementos para su obra. “Tintín tiene un estilo de narración súper prístina en la que no se deja espacio a la confusión. Eso traté de tomarlo. Como era un cómic juvenil había que abandonar la metáfora visual en pos de la claridad de la narración”, expresó.
Acerca del mercado del cómic, Ciccariello entiende que es un medio minoritario, no sólo en Uruguay sino en el mundo. Sin embargo, apuntó que “la historieta uruguaya está viviendo su mejor momento histórico”, algo que se repite a nivel regional. “Hay producción constante y surgen autores nuevos”, comentó.
Señaló que, en su opinión, es una de las disciplinas que mejor aprovecha el apoyo que el Estado brinda a través de Fondos Concursables y de Incentivo Cultural. El autor dijo que Uruguay tiene una tradición de humor gráfico y editorial. “No por nada, Peloduro es la figura más recordada por la gente”, agregó. De acuerdo al autor, en el exterior, el cómic uruguayo es reconocido como de buena calidad y es muy apreciado en Argentina y España.
Ciccariello repartió las copias de su obra que le dieron en la editorial entre bibliotecas públicas, donde las recibieron con alegría. “Llama la atención que llegue una historieta dirigida a un público. Parece que la idea que tenía de que el mercado podía estar esperando por una historieta en este plan no estaba tan errada”, comentó.
La obra se puede adquirir de forma online en el sitio del Colectivo Editorial Mojito.
Ingrese aquí para leer un adelanto de la novela gráfica.

2/23/2016

"Far South" en splashpages.wordpress.com

Melhores Leituras de Janeiro de 2016

Então começou 2016. Com muitas mortes de astros, com catástrofes, guerras, homicídios. As pessoas esperam muito do ano, mas o que será que o ano espera das pessoas? – parafraseando a tirinha abaixo da Mafalda. Vamos às melhores (e a pior) leitura do mês que se passou.



MELfarFAR SOUTH
Esse álbum saiu ano passado pelo Stout Club. Escrito por Rodolfo Santullo e desenhado pelo artista de Justiceiro MAX Leandro Fernandez, vai trazer identificação aos gaúchos e moradores das fronteiras com os Hermanos. A história se passa na fronteira, mas uma fronteira que poderia ser tanto no Brasil, na Argentina, Uruguai ou Paraguai. É uma história crua, mas que vai num crescendo. A princípio parecem que são historietas de causos desligados uns dos outros, mas na verdade as histórias se passam no mesmo tempo e espaço. Apesar das primeiras histórias não chamarem tanta atenção, a bagagem que o leitor vai ganhado durante a leitura é que faz essa HQ ser especial, pois é ela que vai fazer quem lê ligar os pontos e chegar até seu ribombante final. Os desenhos de Fernandez, aqui, estão mais caricatos do que estamos acostumados a ver na Marvel. Estão mais para uma revista Fierro do que para a Marvel Comics. O que não tira pontos da HQ, muito antes pelo contrário.